jueves, 26 de enero de 2012

¡Alerta roja en Necaxa!

TEGUCIGALPA.- Las cosas en Necaxa cada día se ponen peor y todo apunta que aquella institución que parecía tener solvencia económica se convertirá en el dolor de cabeza de la Liga Profesional.
Luego del penoso hecho que sufrió el jugador Dixon Mauricio Velásquez a quien le sacaron sus pertenencias de un apartamento por deber tres meses de renta, ahora es que el doctor Mario Zelaya, no quiere seguir porque no tiene buenas relaciones con la dirigencia, además por el incumplimientos de contrato.
El presidente del Necaxa, Juan Ramón Laínez, recibió como sorpresa la noticia relacionada con el éxodo del doctor Zelaya, pero a la vez dejó entrever que hay un contrato firmado por las partes y que se debe revisar.
ESCENARIO DEPORTIVO habló con el entrenador, Jorge Pineda y aseguró que “es posible que el doctor se reintegre, creo que ya se ha hablado con él para que rectifique”.
TEMA DIXON MAURICIO
Acerca de la bochornosa situación que vivió el jugador Dixon Velásquez, el presidente necaxista también se pronunció. “Desconozco la situación y para mí fue una sorpresa; yo recibí la notificación de otro muchacho, debemos plata, pero anticipado los clubes no pagamos, del caso que yo conozco se deben el mes de enero más cinco días, pero no sé qué tipo de contratos firman ellos (jugadores) y tampoco es culpa nuestra si ellos no cumplen”, expresó.
PRESIDENTE Y TECNICO FRENTE A FRENTE
El sábado anterior, Jorge Pineda dijo que si los dirigentes querían rescindir el contrato que lo podían hacer sin ningún problema. A ese respecto Laínez dijo que “me informaron de la incomodidad del técnico, vamos a sentarnos hablar a ver qué pasa, él sabe lo que dice, nadie es indispensable, igual si a nivel de junta directiva no está recibiendo lo que se espera, se deben buscar nuevos horizontes”, declaró.

SE FUE
El preparador de porteros, Oscar Valladares, es otro miembro que se fue, adujo que obedeció a una mejor oportunidad de empleo que se le presentó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada