domingo, 22 de enero de 2012

Barcelona sigue metiendo presión a Real Madrid

MALAGA.- El Barcelona, en su mejor partido de la temporada lejos del Camp Nou, ganó con autoridad al Málaga 4-1 para meter presión al Madrid en la Liga. Los azulgrana, sin Xavi, Puyol y Cesc por decisión técnica, ofrecieron un recital en La Rosaleda para situarse a dos puntos del líder de manera provisional. El equipo de Guardiola salió decidido a por la victoria y Alexis, con un remate en plancha que salvó Caballero, y Messi, con otro disparo que rechazó Demichelis, avisaron muy pronto. El Málaga respondió con una triple ocasión de Isco, pero Valdés estuvo inmenso. El portero firmó un paradón a disparo del centrocampista y en la jugada siguiente salvó a los azulgrana con una milagrosa doble intervención a dos remates del propio Isco.

A pesar del susto, el Barcelona dominaba el balón y el juego y Piqué perdonó el gol con un cabezazo desviado. Iniesta lo probó desde lejos con un disparo alto, mientras el Málaga lo confiaba todo a un contragolpe mortal que nunca llegó. Los de Pellegrini defendían bien, pero el Barça tocaba cada vez más cerca del área de Caballero. El partido era un taquigol hasta que llegó el gol. Messi, jugando por el centro, inició una jugada que terminó en un centro de Adriano para que el '10' azulgrana se inventara un perfecto cabezazo a la red para situar el 0-1 y hacer justicia a lo visto sobre el terreno de juego.
A diferencia de los sucedido en Cornellà ante el Espanyol, el Barça no se dejó remontar en la segunda mitad. Todo lo contrario, los de Guardiola sentenciaron tras el descanso liderados por un soberbio Messi. Primero Alexis firmó el 0-2 tras aprovechar un rechace de Caballero a disparo de Thiago. Acto seguido llegó el primer golazo de Leo Messi. El argentino recuperó un balón, se fue de toda la defensa y colocó el balón lejos del alcance del portero malacitano para sentenciar el duelo.
Con todo decidido, Guardiola apostó por dar descanso a Alexis e Iniesta, pensando ya en el partido del próximo miércoles ante el Real Madrid. Messi, hambriento como es habitual, buscó el hat-trick. Primero con una falta directa que se marchó al larguero y después lo consiguió con otra de sus jugadas de genio. El '10' recogió el balón en el centro del campo, puso la directa y batió a Caballero con un disparo sutil para llevarse los aplausos de La Rosaleda. Con ese tanto, Messi volvió a hacer historia e igualó a César, con 22 tantos, como el máximo goleador del Barça en una primera vuelta de la Liga.
Antes del final, Rondón, tras un fallo de la zaga, marcó el tanto del honor del equipo de Pellegrini, que sigue sin cuajar. El Barça y Messi quieren esta Liga y ha quedado claro en Málaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada